Archivo por meses: mayo 2016

8 buenas prácticas para mantener tu puerta de garaje

mantenimiento-puertas-garajeComo todas las máquinas, las puertas automáticas de garaje requieren de un mantenimiento mínimo. De hecho, el mantenimiento es una labor preventiva que evita averías e incrementa la seguridad de la puerta de garaje, además de alargar su vida útil.
Cuando surge una avería hay que acudir a profesionales en la reparación de las puertas de garaje, pero su visita se puede demorar con esta ocho buenas prácticas de mantenimiento en puertas automáticas de garaje.

  1. Lubricación: la más importante labor de mantenimiento de una puerta de garaje. Los chirridos son la alarma que avisa de que los metales necesitan lubricación. La falta de esta genera desgastes y deformaciones en las piezas. La lubricación es preferible con vaselina especializada, si bien los aceites lubricantes en spray pueden suplir su función.
  2. Mando a distancia: por lo general un mando a distancia de puerta de garaje dura varios años. Si bien los golpes, caídas y la humedad hacen que pierda eficacia. Es aconsejable contar con un mando de repuesto y un juego de pilas de repuesto.
  3. Carcasas de motores: es uno de los puntos clave a examinar, especialmente en las puertas exteriores. Comprueba que no hay fugas de agua y que la carcasa no tiene grietas debido a la exposición al sol y la intemperie. Recuerda que es más barato cambiar una carcasa que sustituir todo un motor.
  4. Muelles: para facilitar la apertura y cierre de las puertas de garaje se instalan muelles que duran muchos años, pero que sufren con cada movimiento y pierden propiedades con el tiempo. Asegúrate de que estén engrasados y llama al servicio de reparación para sustituirlo si ves alguna deformación.
  5. Sistemas de seguridad: es aconsejable realizar pruebas de seguridad y comprobar que todos los retenes funcionan correctamente. En caso contrario habrá que sustituirlos. Para hacer la comprobación se puede interrumpir el haz láser de detección de presencia y comprobar que la puerta se para y abre automáticamente.
  6. Limpieza de las guías: tan sencillo como evitar que la basura y el polvo se acumulen en las guías y estarás contribuyendo a alargar la vida de la puerta de garaje. La suciedad atrofia los mecanismos, los reseca y crea superficies de desgaste.
  7. Paneles: en los todos los casos es preferible que los paneles no tengan ningún golpe, pero es especialmente interesante en las puertas de garaje seccionales. La sustitución es sencilla y económica, y evita averías mayores.
  8. Insectos y roedores: en puertas de garaje exteriores los equipos -singularmente los motores- suponen un lugar idóneo para el anidado de roedores e insectos, que dañan los mecanismos. Asegúrate de que las juntas son estancas y la carcasa no tiene grietas.