8 consejos para cuidar tu puerta automática

mantenimiento-de-puertasLas puertas automáticas son una de esas cosas en la casa en las que no pensamos hasta el momento en que falla. Sin embargo, un mantenimiento periódico puede ahorrarnos muchos dolores de cabeza y principalmente nos evitará costosas reparaciones posteriores. Aquí encontrarás ocho consejos para cuidar tus puertas automáticas:

1. Cuidado con el agua y la humedad

Tanto en el momento de la instalación como en época de lluvias es bueno controlar la placa eléctrica para evitar que tanto el agua como la humedad se filtren al interior. Revisa tanto los orificios de los tornillos como la entrada de los cables y séllalos con silicona o productos similares.

2. Evita los insectos

Los insectos y algunos animales pequeños suelen acercarse e introducirse en la placa eléctrica atraídos por el calor que desprende, provocando interferencias eléctricas. Al igual que con el agua, sellar la placa con silicona te evitará problemas.

3. Observa la placa eléctrica

De vez en cuando deja funcionar la puerta mientras observas la placa eléctrica, para controlar si chispea o desprende olor. Si esto sucede, hay que hacer un control del claveado.

4. Lubrica las partes móviles

Todas las partes móviles deben ser lubricadas al menos una vez al año para que funcionen correctamente, utiliza un aceite ligero o un spray de silicona para lubricar todos los tornillos y bisagras.

5. Ajusta los tornillos

En el momento en que lubricas, aprovecha para revisar los tornillos y ajústalos si estuvieran sueltos. Así matas dos pájaros de un tiro.

6. Controla los rodillos y resortes

Una vez al año, controla los rodillos y resortes. Si los rodillos están pegados o no giran libremente debes aplicar un poco de aceite y si estuvieran rotos o dañados debes reemplazarlos. En el caso de los resortes, puedes cubrirlos completamente con lubricante para tornillos o cadenas según el modelo de tu puerta.

7. Mantén limpias las guías

Controla periódicamente los lugares por donde se moviliza la puerta y evita que en estos se acumule basura, hojas secas o algún elemento externo. Mantén limpias las guías del suelo o laterales (según el modelo de tu puerta) y esto evitará que se atasque o se descarrile.

8. No olvides limpiar la misma puerta

Una vez al año limpia tu puerta con un detergente suave, esto reduce el depósito de elementos corrosivos que la pueden dañar y si lo deseas dale una capa de barniz para exteriores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *